Search Menu
 
Cookie policy
Este sitio utiliza cookie, incluidos terceros, para funcionar correctamente y para enviar publicidad en línea con sus preferencias. Para más información o denegar la autorización, consulte nuestra Cookie Policy. Continuando la navegación, usted acepta el uso de cookies.
Los nutrientes y su importancia para el buen funcionamiento de nuestro organismo
Los nutrientes y su importancia para el buen funcionamiento de nuestro organismo

Los nutrientes y su importancia para el buen funcionamiento de nuestro organismo

Autor:
Fecha: 17 de febrero de 2021

El conocimiento de los nutrientes y sus funciones en el cuerpo es necesario para comprender la importancia de una buena nutrición; Los seis grupos de nutrientes (carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua) están presentes en los alimentos que comemos y contienen los productos químicos que actúan de una o más formas en nuestro cuerpo: suministran energía y calor al cuerpo, como así como sustancias para el crecimiento y reparación de tejidos y ayudan a regular los procesos.
Cada nutriente tiene sus propias funciones específicas para el organismo, pero ninguno actúa independientemente de los demás. Algunas vitaminas y minerales tienen vínculos particulares, pero todos están vinculados directa o indirectamente. Todos los nutrientes son vitales y no hay uno más importante que otro.
Todos ellos deben estar presentes en la dieta en distintas cantidades para que el organismo lleve a cabo su metabolismo básico. Cuando no se toman las cantidades necesarias, se crea una deficiencia que conduce a un desequilibrio. Entonces, el cuerpo se vuelve vulnerable a diversas enfermedades y dolencias. Aunque todos necesitamos los mismos nutrientes, cada individuo es diferente en su conformación genética y fisiológica. Por este motivo, existen diferencias en las necesidades nutricionales de cada persona. El individuo típico muestra una necesidad promedio de muchos de los nutrientes esenciales; sin embargo, hay algunas personas que pueden tener necesidades nutricionales inusuales debido a causas genéticas o problemas de absorción. Otros factores que alteran las dosis son la edad, la conformación física, el nivel de actividad, el estilo de vida, el sexo y el tipo de dieta.

VITAMINAS

Todas las vitaminas naturales son compuestos orgánicos que se encuentran solo en los seres vivos, como animales y plantas. Hasta ahora se han descubierto menos de veinte sustancias consideradas activas como vitaminas en el organismo humano; sin embargo, siempre se descubren nuevas sustancias que colaboran con las vitaminas.
Estos incluyen carotenoides, polifenoles y fitoquímicos. Estas sustancias (descritas más adelante en este capítulo) junto con las vitaminas y minerales presentes en diversas cantidades en alimentos específicos, son absolutamente necesarias para un buen crecimiento, para el mantenimiento de la salud y para la prevención de enfermedades. Con algunas excepciones, el cuerpo no puede sintetizar vitaminas; deben ser proporcionados por la dieta o los complementos alimenticios, y no se puede enfatizar lo suficiente la importancia de una dieta basada en alimentos saludables y saludables. La ciencia busca aislar estas sustancias de los alimentos que curan, mantienen saludables y previenen enfermedades, pero su combinación óptima solo se encuentra en los alimentos que consumimos. Por ejemplo, algunos estudios realizados sobre suplementos de betacaroteno han demostrado que el carotenoide responsable de la acción antioxidante no es solo uno, sino una combinación de varios carotenoides.
Si consumimos la comida que los contiene todos, evitamos tener que adivinar. Sin embargo, recientemente se ha demostrado que quienes toman suplementos vitamínicos viven más tiempo y que son fundamentales para la prevención y el tratamiento de enfermedades.

Es deseable tomar suplementos de vitaminas y minerales porque, a pesar de la creciente conciencia de la importancia de la dieta, muchas personas no consumen suficientes comidas equilibradas de manera constante.
Las personas mayores son particularmente vulnerables, no solo porque pierden algo de su sabor, un factor que cambia sus hábitos alimenticios, sino que también pierden algunos de los procesos del cuerpo necesarios para la digestión, absorción y asimilación de los alimentos. Cuando existe la duda de que la dieta no satisface las necesidades de todos los nutrientes, la suplementación es positiva.


La cantidad de nutrientes presentes en la tierra donde crecen nuestros alimentos afecta la calidad y cantidad de vitaminas presentes en los alimentos que consumimos. Los niveles insuficientes de nutrientes conducen a alimentos deficientes en nutrientes, otra razón para tomar un suplemento. Otras causas de la pérdida de vitaminas en los alimentos que consumimos incluyen la manipulación y almacenamiento de alimentos envasados ​​y la pérdida de sustancias durante la cocción.

A menos que se indique lo contrario, las vitaminas y minerales deben tomarse con las comidas. La terapia con vitaminas no produce resultados notables de la noche a la mañana, y la regeneración o alteración bioquímica necesaria para reparar el daño al cuerpo toma semanas y, a veces, meses antes de que haya beneficios notables. La ingesta de cantidades excesivas de un nutriente dado durante un período prolongado de tiempo puede ser tóxica y dañar el cuerpo. Puede provocar la pérdida de otro nutriente en la orina, o puede dañar, suprimir o interferir con los procesos fisiológicos normales. Los estudios han demostrado que cuando una determinada cantidad de una sustancia determinada ha alcanzado el equilibrio, las cantidades en exceso pueden acumularse en el organismo sin ser metabolizadas. La vitamina C puede considerarse la excepción porque la ingesta de esta sustancia por encima de la norma es beneficiosa por sus efectos antioxidantes.


Los suplementos vitamínicos pueden ser de dos tipos: naturales y sintéticos. A nivel molecular, las vitaminas naturales o sintéticas son igualmente eficaces para el organismo. La excepción es la vitamina E. Las formas sintéticas de vitamina E no se unen firmemente a la estructura celular. Las vitaminas naturales son orgánicas, pero no todas las vitaminas orgánicas son naturales. Las vitaminas sintéticas pueden considerarse orgánicas siempre que haya una molécula en la fórmula que tenga al menos un átomo de carbono.
Las vitaminas orgánicas provienen de tejidos animales y vegetales, pero también de materias primas como el alquitrán y la pulpa de madera. El alquitrán, por ejemplo, puede considerarse natural porque se formó durante milenios a partir de materias primas vegetales. Las vitaminas naturales suelen tener menor potencia. Se agregan nutrientes sintéticos tanto para aumentar la potencia como para estabilizar y estandarizar la cantidad de nutrientes en un lote.

Las vitaminas generalmente se dividen en solubles en agua y solubles en grasa. Las vitaminas hidrosolubles, las del grupo B, la vitamina C y los componentes denominados "bioflavonoides" se miden generalmente en miligramos. Las vitaminas A, D, E y K solubles en grasa se miden en unidades de actividad, conocidas como "Unidades internacionales" (UI) o "Unidades de la farmacopea de los Estados Unidos" (USP). En este libro, las vitaminas A, D, E, y K se expresan en Unidades Internacionales (UI) El betacaroteno, una forma soluble en agua de la vitamina A, también se expresa en UI.
Una vez abiertos, los suplementos en comprimidos deben almacenarse en un lugar fresco y seco (no en el frigorífico), ya que el contacto con el aire reduce su potencia. Los comprimidos pueden recubrirse con una sustancia dulce o proteica que puede provocar reacciones alérgicas en algunas personas. El contenido de las cápsulas puede ser líquido o en polvo. Las cápsulas son más recomendadas porque se disuelven y se absorben más fácilmente que las tabletas, especialmente por aquellos con problemas digestivos. Una ventaja de las cápsulas en polvo es que pueden abrirse y mezclarse con alimentos o bebidas para quienes no pueden tragarlas o para quienes desean una asimilación rápida.
Las formas líquidas, como la vitamina E, se pueden abrir con un alfiler y aplicar directamente en el área afectada. Las cápsulas están disponibles en las mismas concentraciones que las tabletas. Los nutrientes líquidos son más fáciles de ingerir y son especialmente adecuados para niños y ancianos. La vitamina C está disponible en forma líquida y está indicada para resfriados y gripe.
Los líquidos deben conservarse en el frigorífico porque, una vez abiertos, pierden rápidamente su eficacia. El polvo también es adecuado para niños y ancianos y es especialmente adecuado para la ingesta de aminoácidos. También se encuentran disponibles gotas y ungüentos tópicos. Las ingestas diarias recomendadas (RDA) y las metas alimentarias de los nutrientes mencionados en este libro en los EE. UU. Se basan en los estándares establecidos por la Junta de Alimentos y Nutrición del Consejo Nacional de Investigación (EE. UU.). Los de la RDA representan los niveles óptimos de aquellas vitaminas que se sabe que son esenciales para un organismo sano, se basan en conocimientos científicos fiables y se consideran adecuados para las necesidades nutricionales de prácticamente todas las personas sanas. Estos niveles están pensados ​​para ser aplicados a individuos cuya actividad física se considera ligera y que viven en climas templados y tienen un margen de seguridad por cada vitamina mayor que el mínimo necesario para la salud del organismo. Las RDA consideran la cantidad de nutrientes que el cuerpo solo debe absorber de los alimentos. Por ejemplo, dado que el cuerpo solo absorbe el 10% del hierro ingerido con los alimentos, la dosis diaria recomendada varía de 10 a 18 mg para compensar la pérdida de hierro. El mismo principio se aplica a los demás minerales. Dado que cada individuo es diferente, es imposible establecer dosis precisas.

LOS MINERALES

Los minerales son nutrientes que existen en el cuerpo y en los alimentos en combinaciones orgánicas e inorgánicas. Aproximadamente diecisiete minerales son esenciales en la nutrición humana. Aunque solo el 4 o 5 por ciento del cuerpo humano está compuesto de minerales, los minerales son vitales para el bienestar físico y mental. Todos los tejidos y fluidos internos de los organismos vivos contienen cantidades variables de minerales. Son constituyentes fundamentales de huesos, dientes, tejidos blandos, músculos, células sanguíneas y nerviosas y juegan un papel importante en los procesos fisiológicos, fortaleciendo las estructuras del esqueleto y preservando el vigor del corazón y el cerebro, así como el de todos los músculos. y el sistema nervioso.
Los minerales ayudan a mantener el delicado equilibrio hídrico del organismo, fundamental para el correcto funcionamiento de los procesos mentales y físicos. Evitan que los tejidos fluidos y la sangre se vuelvan demasiado ácidos o demasiado alcalinos y permiten que otros nutrientes pasen fácilmente al sistema circulatorio. También promueven el transporte de sustancias químicas dentro y fuera de las células y ayudan en la producción de anticuerpos.
El calcio, cloro, fósforo, potasio, magnesio, sodio y azufre se conocen como "macrominerales", ya que su presencia es relativamente alta en los tejidos del cuerpo y se miden en miligramos. Otros minerales, llamados "oligoelementos", están presentes en el cuerpo solo en cantidades muy pequeñas pero son esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Los oligoelementos se miden en microgramos.
Los minerales, al igual que las vitaminas, actúan como catalizadores de muchas reacciones biológicas dentro del cuerpo humano, incluida la respuesta muscular, la transmisión de mensajes a través del sistema nervioso, la digestión y el metabolismo para la utilización de los nutrientes contenidos en los alimentos.
También son importantes para la producción de hormonas.
Los minerales coexisten con las vitaminas y sus funciones están interrelacionadas. Por ejemplo, algunas vitaminas del complejo B se absorben solo cuando se combinan con fósforo, la vitamina C promueve fuertemente la absorción de hierro y la absorción de calcio no ocurre excepto en presencia de vitamina D. El zinc ayuda a que la vitamina A se libere del hígado. Algunos minerales incluso forman parte de las vitaminas: vitamina B, contiene azufre y cobalto B12. La mayoría de las vitaminas son absorbidas fácilmente por el cuerpo, pero los minerales no. Una de las formas de minerales que el cuerpo absorbe con mayor eficacia es el quelado con aminoácidos. Los estudios demuestran que cuando un mineral se une a un aminoácido durante la digestión, el aminoácido lo transporta sin esfuerzo a través de la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo. Los minerales que no se unen a los aminoácidos pueden unirse al ácido fítico (procedente de los cereales) que impide su absorción. Por eso es fundamental consumir proteínas completas en cada comida.
Los aminoácidos se encuentran naturalmente a lo largo de la pared intestinal y actúan como receptores de minerales. Hay una atracción mutua entre los dos elementos; pero a veces, incluso si un mineral está en la posición correcta, es posible que no tenga la oportunidad de unirse, porque un mineral químicamente similar compite por el mismo transportador de aminoácidos. Si no hay suficientes transportadores o ubicaciones disponibles. el mineral más débil pierde la oportunidad. Si los minerales se mueven junto con una masa de comida, pueden arrastrarse sin tener la capacidad de unirse a un aminoácido.
Aunque los minerales se tratan por separado, es importante tener en cuenta que sus acciones en el cuerpo están interrelacionadas; ningún mineral puede actuar sin involucrar a otros. Las tensiones emocionales y físicas provocan un aumento en la necesidad de minerales del cuerpo, y la falta de ellos a menudo conduce a alteraciones que pueden eliminarse agregando minerales faltantes a la dieta.

NO NUTRIENTES

Se sabe desde hace varios años que los alimentos contienen otras sustancias además de vitaminas, minerales y nutrientes que producen energía. Los expertos están descubriendo estas sustancias una por una. Cuanto más avanzamos con nuestros descubrimientos, más claro es el papel que juegan estas sustancias junto con los nutrientes conocidos para mantener nuestros cuerpos sanos. Enumeramos algunas de estas sustancias a continuación:

EL AGUA

Para cuando emerge del líquido tibio y acuoso del útero, el cuerpo de un recién nacido está compuesto en un 77% de agua. En cambio, el porcentaje de agua en el cuerpo de un niño es del 59% y el de un adulto varía del 45 al 65%. En la sangre encontramos 83% de agua, 82% en los riñones, 75% en los músculos, 74% en el cerebro, 69% en el hígado y 22% en los huesos. El agua es el elemento principal de los fluidos que rodean y se encuentran dentro de todas las células vivas.
La respiración, la digestión, la asimilación, el metabolismo, la eliminación y eliminación de desechos, así como la regulación de la temperatura son funciones corporales que solo se pueden realizar en presencia de agua. El agua es esencial para disolver y transportar nutrientes como el oxígeno y las sales minerales a través de la sangre, la linfa y otros fluidos corporales. El agua también equilibra la presión, la acidez y la composición de todas las reacciones químicas.
Solo el oxígeno es más importante que el agua en la vida de cualquier organismo. Los humanos pueden sobrevivir unas 5 semanas sin proteínas, carbohidratos y grasas, pero solo 5 días sin agua en condiciones climáticas suaves. La circulación de agua entre la sangre y los órganos es continua y siempre se mantiene en equilibrio.
La mayor parte de esta agua es eliminada por los riñones, donde pasa toda nuestra sangre para ser filtrada 15 veces por hora. El cuerpo elimina una cierta cantidad diariamente por evaporación o excreción y esta cantidad debe ser repuesta. Siempre que el cuerpo se sobrecalienta, dos millones de glándulas sudoríparas secretan sudor que está compuesto en un 99% por agua. El calor de la sangre evapora el sudor, enfriando el cuerpo y manteniendo así los órganos internos a una temperatura constante.
También se produce una pérdida de agua mínima pero sustancial durante la respiración y el lagrimeo. El vapor se exhala a través de las paredes húmedas de la nariz y los pulmones. El aire seco quita más agua que el aire húmedo. Los pequeños conductos lagrimales llevan una solución líquida al párpado que lubrica los ojos 25 veces por minuto. Luego, las lágrimas pasan a la nariz donde se evaporan.
Para reponer el agua perdida, el cuerpo, en condiciones normales, necesita alrededor de tres litros por día. Esta necesidad se puede incrementar con actividades particularmente agotadoras, climas muy cálidos o dietas muy ricas en sal. La sensación de sed (así como la de sueño, hambre, saciedad y deseos sexuales) está controlada por una parte del prosencéfalo llamada hipotálamo. El agua metabólica es un subproducto del proceso de combustión de los alimentos y puede alcanzar la cantidad de medio litro por día. Los alimentos aportan hasta un litro y medio. Por ejemplo, las frutas y verduras se componen de un 90% de agua. Incluso los alimentos secos como el pan y las galletas saladas se componen de un 35% y un 5% de agua, respectivamente. El agua potable es la otra fuente de reintegración.

Desafortunadamente, las bacterias, los virus, los compuestos sintéticos, los metales y los radionúclidos pueden convertirse en parte de nuestra agua potable. Las consecuencias para la salud pueden variar desde enfermedades leves como resfriados y gripe hasta cáncer.

La mayoría de las bacterias en el agua son inofensivas, pero algunas pueden causar enfermedades. Entre estos encontramos Pseudomonas, Flavobacterium, Achromobactet Proteus-Klebsiella, Bacillus Serratia, Corynebacterium, Spirillum, Clostridium, Arthrobacter, Hallionella y Leptothrix. Flavobacterium puede crear complicaciones en el curso postoperatorio. Las pseudomonas se pueden agregar a infecciones posoperatorias, quemaduras e infecciones intestinales y del tracto urinario. Klebsiella Pneumoniae produce infecciones de la nariz, garganta, vías respiratorias y genitourinarias, y también puede ser causa de meningitis y septicemia. Los colifones se encuentran en el tracto intestinal de los humanos o animales de sangre caliente y son un buen indicador de la contaminación de los suministros de agua con materia fecal. Escherichia coli (E. Coli) causa una inflamación severa de los órganos y membranas abdominales; Salmonella (también presente en cubitos de hielo) causa fiebre tifoidea e intestinal y Shigella causa varias formas de enteritis y disentería. Los análisis realizados en el agua potable muestran que la densidad total de coliformes es uno de los parámetros de la ley de seguridad del agua potable que con mayor frecuencia no se respeta. El fluoruro, que se agrega al agua potable para matar las bacterias, puede ser cancerígeno si se agrega en cantidades excesivas. El agua potable contiene toxinas nocivas. Las toxinas acumulativas son sustancias que se toman en pequeñas dosis y que son almacenadas por el cuerpo. El cuerpo humano ha desarrollado procesos que le permiten expulsar eficazmente las toxinas ingeridas. Sin embargo, cuando esta exposición a toxinas se vuelve crónica o continua, o cuando surgen nuevas sustancias, pueden ocurrir reacciones desfavorables. Sustancias como el arsénico. el cromo, las sustancias radiactivas, los plaguicidas y muchos otros contaminantes industriales se retienen en el organismo y se acumulan en determinados órganos como el hígado, la piel, los huesos o los tejidos adiposos, de los que posteriormente se liberan gradualmente y provocan enfermedades como el cáncer.
En investigaciones realizadas en laboratorio, los métodos de depuración que han demostrado ser más eficaces en la eliminación de contaminantes han sido los de destilación y ósmosis inversa. Otros métodos, incluido el carbón vegetal, eliminan algunas formas de contaminantes, pero no todas.




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario



Compre de forma segura en IAFSTORE
10% descuento extra en el primer pedido