Search Menu
 
Cookie policy
Este sitio utiliza cookie, incluidos terceros, para funcionar correctamente y para enviar publicidad en línea con sus preferencias. Para más información o denegar la autorización, consulte nuestra Cookie Policy. Continuando la navegación, usted acepta el uso de cookies.
8 alimentos para limitar para tener un intestino ordenado
8 alimentos para limitar para tener un intestino ordenado

8 alimentos para limitar para tener un intestino ordenado

Fecha: 26 de febrero de 2021

Segundo cerebro definido; actúa como una especie de "mensajero de la parte abdominal": sus mensajes, sin embargo, se aclaran sólo cuando se convierten en señales que a menudo desencadenan un malestar general. Pero, ¿cómo funciona y cuáles son las causas que, en ocasiones, no permiten su integridad?

El proceso digestivo comienza por la boca

El término sistema digestivo significa aquel proceso de transformación y aprovechamiento de los nutrientes que parte de la introducción, digestión y absorción de los principios nutricionales contenidos en los alimentos hasta la eliminación de los desechos.
Lo primero de lo que debemos estar seguros es que todo este viaje es perfecto y no hay invasores durante todos los diversos procesos de transformación de alimentos.
El objetivo es que los alimentos pasen de la boca al torrente sanguíneo de manera eficiente y planificada y que, al ser digeridos, se encuentren con las microvellosidades intestinales donde los nutrientes ingresarán al torrente sanguíneo.

Masticar es una garantía de predigestión que apoya el trabajo del estómago y los intestinos

El Dr. Eric Serrano, al explicar y analizar la relación entre el intestino y el sistema cardiovascular, parogones el primero en el "control de pasaportes en el aeropuerto" para subrayar la precisión que debe existir en el proceso de absorción de alimentos.
Pero, a menudo, puede suceder que algo no funcione bien y se produzca irritación del tejido intestinal.
Un ejemplo puede ser lo que ocurre ante la presencia de alimentos que contienen gluten: los sujetos intolerantes se encontrarán con el espacio, entre las vellosidades donde ahora se ha absorbido el alimento, dilatadas e inflamadas con la consecuencia de que algunos elementos patógenos no deseados son capaces de llegar al sangre.
Si este estado inflamatorio rara vez ocurre o el cuerpo tiene suficiente poder antiinflamatorio, el cuerpo puede neutralizarlo, pero si el problema se vuelve crónico o el cuerpo ya lo experimenta, el trastorno puede volverse muy grave y afectar el órgano.

¿Es todo culpa del gluten?

El estrés es otro patógeno importante capaz de interferir con el buen funcionamiento del intestino y la mala digestión.
Lo mismo ocurre con algunas categorías de alimentos que el cuerpo humano no tolera, como la fibra en personas con síndrome del intestino irritable.
El grupo de alimentos que más puede irritar el intestino se llama los 8 grandes e incluye nueces, maní, leche, huevos, pescado, mariscos, soja y trigo; todos los alimentos que pueden desencadenar reacciones negativas en el organismo.

¿Qué hacer y cómo curar el problema?

En la mayoría de los casos y como también se puede observar en el protocolo del Doctor Eric Serrano, verdadero experto en este campo, se requiere la eliminación del alimento que ha desencadenado reacciones adversas o su consumo prudente: retirada y, posteriormente, reintroducción para ver si los efectos secundarios todavía están presentes.
Generalmente, la persona que es intolerante a un alimento o, por ejemplo, al gluten, tenderá a desarrollar hinchazón, dolor en las articulaciones, piel o inflamación generalizada.
Para que el organismo se limpie y empiece de cero, es necesario retirar los alimentos durante al menos 30 días y, durante este período, una ayuda válida podría provenir de elementos como la glutamina y los probióticos que pueden reparar el tracto intestinal dañado.
La glutamina es muy eficaz para reparar el tejido intestinal y, sobre todo, para restaurar las vellosidades dilatadas que dejan pasar todos los elementos nocivos para el organismo.
Las enzimas digestivas, el ácido clorhídrico y la bromelina, que ayudan a digerir proteínas, carbohidratos y grasas, también pueden ser de enorme ayuda para facilitar los procesos de transformación y reparación.

¿Y si el problema persiste?

Si tras la eliminación y posterior reintroducción de alimentos el problema se repite, es recomendable consultar a un especialista.
Es importante reiterar que el estrés y la mala alimentación son factores determinantes que pueden desencadenar fácilmente la inflamación del tracto intestinal ya que está comprobado que es capaz de debilitar la flora bacteriana y el sistema inmunológico en general.
También se recomiendan controles periódicos cuando se superan determinadas perturbaciones.




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario



Compre de forma segura en IAFSTORE
10% descuento extra en el primer pedido