Search Menu
Enzimas digestivas | ¿Qué son, para qué sirven y dónde se encuentran?
Enzimas digestivas ¿Qué son, para qué sirven y dónde se encuentran?

Enzimas digestivas
¿Qué son, para qué sirven y dónde se encuentran?

Fecha: 09 de julio de 2020

A menudo escuchamos a la gente decir "como poco y engordo" o "asimilo demasiado" y otras frases similares. Más allá de las alteraciones metabólicas y hormonales, a veces, estas molestias son una señal de alarma para una verdadera falta de enzimas digestivas. El propósito de este artículo es aclarar por qué "somos lo que digerimos", en lugar de lo que comemos. Si la digestión es efectiva tendremos una correcta absorción de nutrientes y para lograr este resultado, como veremos, las enzimas digestivas juegan un papel fundamental.

¿Qué son las enzimas digestivas?

páncreas

Il pancreas, luogo di produzione di tanti enzimi digestivi.

 

El papel de las enzimas digestivas es principalmente actuar como catalizadores de reacciones fundamentales específicas para el organismo. Esencialmente, las enzimas ayudan a descomponer las moléculas grandes en porciones más pequeñas para que se absorban mejor y permitan que el cuerpo sobreviva.

El duodeno (la primera parte y la porción más corta del intestino delgado) es un área bastante "ocupada". Del estómago proviene lo que se extrajo de los primeros procesos digestivos y encontramos aminoácidos derivados de proteínas; ácidos grasos y colesterol de grasas simples y azúcares de carbohidratos. Todos los macronutrientes se reducen a moléculas más pequeñas para que puedan transportarse al torrente sanguíneo y alimentar el metabolismo y las funciones vitales.

Efectos de las enzimas digestivas

Entonces, ¿qué hacen estas enzimas y qué son? Estas son moléculas de proteínas que funcionan combinándose con una sustancia específica para transformarla en una sustancia diferente. Los encontramos en varios distritos del sistema gastrointestinal, desde la saliva hasta el estómago, el páncreas y el intestino delgado. Cada uno de ellos tiene un papel específico: hay quienes descomponen las grasas, quienes se especializan en descomponer los carbohidratos y las proteínas. La falta de incluso un solo tipo de enzima puede crear trastornos molestos (intolerancia a la lactosa) hasta enfermedades reales (como la fenilceuria).

Las principales enzimas digestivas

enzima pancreática lipasa bajo un microscopio

Lipasa: enzima pancreática que convierte los triglicéridos en ácidos grasos y glicerofosfatos.

 

  • Aminopeptidasa: degrada los péptidos en aminoácidos;
  • Lactasa: convierte la lactosa en glucosa;
  • Colecistoquinina: ayuda a la digestión de grasas y proteínas;
  • Sacarasa: convierte la sacarosa en disacáridos y monosacáridos;
  • Maltasa: convierte maltosa en glucosa;
  • Isomaltasa: convierte la isomaltosa.

Otras sustancias importantes son las enzimas pancreáticas, que trabajan en particular en grasas y aminoácidos:

  • Lipasa: convierte los triglicéridos en ácidos grasos y glicerofosfatos;
  • Amilasa: convierte los carbohidratos en azúcares simples;
  • Elastasa: degrada la elastina;
  • Tripsina: convierte proteínas en aminoácidos;
  • Chimitripsina: convierte proteínas en aminoácidos;
  • Nucleasas: convierte los ácidos nucleicos en nucleótidos y nucleósidos;
  • Fosfolilasa: convierte los fosfolípidos en ácidos grasos.

Las enzimas digestivas no solo son útiles: son esenciales para digerir los alimentos y obtener aminoácidos, ácidos grasos, colesterol, azúcares simples y ácidos nucleicos que ayudan a la formación del ADN.

Beneficios de los suplementos de enzimas digestivas

papaya rica en papaína

Papaya, fuente de papaína.

 

¿Cuáles son los beneficios de las enzimas digestivas? ¡Sin ellos, no podemos digerir la comida! Además de esta función fundamental, hay varias razones por las cuales las personas deberían  consumir tantos tipos diferentes de frutas y verduras frescas, naturalmente ricas en enzimas digestivas. Los principales beneficios son:

  • apoyo contra el estrés del sistema gastrointensinal;
  • soporte para la digestión de macromoléculas como proteínas, gluten, caseínas y lactosa;
  • ayuda en los síntomas del reflujo gástrico y el intestino irritable;
  • mejora de la absorción de nutrientes;
  • a diferencia de las enzimas inhibidoras ("antinutrientes") presentes de forma natural en alimentos como el maní, el germen de trigo, las claras de huevo, las nueces, las semillas, las legumbres y las papas.

¿Cuáles son las mejores fuentes de enzimas digestivas?

  • derivados de la fruta: de piña (bromelina) y papaya (papaína);
  • fuentes animales: pancreatina;
  • derivados de plantas y hongos: probióticos.

¿Quién debe tomar suplementos de enzimas digestivas?

Todo depende de cómo se base nuestra dieta, siempre que no haya condiciones patológicas. Con una dieta occidental clásica rica en azúcares, grasas y alimentos refinados, una ayuda "extra", siempre con consejo médico, podría ayudar. ¡Vamos a ser más específicos y ver cómo funciona nuestra digestión!

Digestión

piña rica en bromelina

 

Piña, fuente de bromelina.

 

El proceso digestivo se puede dividir en seis fases y comienza con la masticación, que desencadena una cascada de mecanismos y secreciones con un efecto dominó.

 

  1. La amilasa salival es la primera enzima que, en la boca, ayuda a la descomposición de los alimentos en sus moléculas componentes.
  2. Las células parietales del estómago liberan varios ácidos, pepsina y enzimas, incluida la amilasa gástrica, para lograr una digestión parcial y obtener quimo (masa semi-fluida y semi-digerida).
  3. Los ácidos también neutralizan la amilasa salival, favoreciendo la intervención de la gástrica.
  4. Después de aproximadamente una hora, el quimo es empujado hacia el duodeno, donde la acidez adquirida en el estómago estimula la liberación de la hormona secretina.
  5. Luego, el páncreas libera hormonas, bicarbonato, bilis y numerosas enzimas pancreáticas, como lipasa, tripsina, amilasa y nucleasa.
  6. Nuestra "máquina digestiva", gracias al bicarbonato, cambia la acidez del quimo en una forma alcalina, permitiendo no solo una mejor degradación de los alimentos, sino también creando un ambiente hostil para las bacterias que posiblemente sobrevivieron al paso del estómago.

Esta síntesis del proceso puede llevarse a cabo de manera efectiva y sin problemas si el sistema enzimático es saludable, de lo contrario se requiere una suplementación cuidadosa.

Problemas digestivos y deficiencia enzimática

En caso de trastornos digestivos como:

  • reflujo ácido,
  • gas, hinchazón, hinchazón,
  • síndrome del intestino irritable,
  • enfermedad de Crohn,
  • colitis ulcerosa,
  • divertículos,
  • malabsorción,
  • diarrea,
  • estreñimiento;

Las enzimas pueden ayudar aliviando significativamente el estrés del estómago, el páncreas, el hígado, la vesícula biliar y el intestino delgado en la digestión de proteínas, almidones y grasas. La deficiencia de enzimas se puede encontrar en varias situaciones que a menudo son (o parecen ser) asintomáticas, pero hay algunos signos indicadores.

  • Taburete. Si las heces son transparentes y flotan (flotadores de grasa), puede ser que el sistema de producción de enzimas del páncreas sea ineficiente.
  • Problemas gastrointestinales. Un indicador muy frecuente es la hinchazón del estómago o, después de una comida después de beber leche, por ejemplo, diarrea. La flatulencia y la indigestión también son indicadores de una hipotética deficiencia enzimática.

Problemas relacionados con la edad

 

A medida que pasa el tiempo, entre las muchas molestias, también pueden surgir las relacionadas con el entorno gástrico, que se vuelve más alcalino. Este es un límite para la digestión, especialmente para las proteínas. A menudo, a medida que envejecemos, muchos de los problemas de reflujo ácido pueden ser el resultado de un bajo nivel de ácido estomacal o de una creciente deficiencia enzimática.

Hipocloridia

 

La hipoclorhidria, es decir, la baja acidez de los jugos gástricos elimina una de nuestras primeras líneas de defensa porque es la acidez normal del estómago para aplastar cualquier invasión de microbios patógenos, como la levadura Candida y Helicobacter pylori. En un estómago con un grado alterado de acidez, los carbohidratos fermentan produciendo gases y regurgitación. Tenga en cuenta que este problema no solo afecta a las personas mayores, sino también a los jóvenes que, en estos casos, pueden recurrir a tomar suplementos de enzimas digestivas bajo consejo médico.

Deficiencia de enzimas y trastornos hepáticos.

 

A menudo puede suceder que quienes padecen trastornos hepáticos puedan tener una insuficiencia enzimática paralela. Una de las afecciones más comunes se conoce como deficiencia de alfa 1-antitripsina, un trastorno genético que afecta a una de cada cinco mil personas en todo el mundo. Luego encontramos otras patologías que aparentemente no están relacionadas con las deficiencias enzimáticas, pero que necesitarían atención:

  • Enfermedad de Chron;
  • deficiencia de hierro o vitamina B12;
  • deficiencia de vitamina D;
  • deficiencia de vitamina A

Podemos entender a aquellos que están en una dieta alta en calorías, donde la buena digestión y la absorción eficiente siempre están muy ocupados y solicitados, por lo que pueden ser fácilmente perturbados por deficiencias enzimáticas.

La importancia de las enzimas para los atletas

Vea, por ejemplo, un culturista en construcción o un atleta de resistencia que tiene que lidiar con hinchazones, fermentaciones, incluso con indigestión y disentería. Las razones por las cuales los atletas se ven afectados por estas dolencias a menudo están relacionadas con un exceso de carbohidratos (en comparación con la capacidad de absorción real) o una mala digestión de las proteínas animales, o una dificultad excesiva en el procesamiento de las grasas. Para estos, la integración de las enzimas digestivas un poco antes de la comida (quizás tres veces al día) mejora claramente la situación digestiva y de absorción, reduciendo drásticamente los síntomas antipáticos.



¿Alguna vez has probado un suplemento de enzimas digestivas? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.



Referencias

  • The Use of Digestive Enzymes in Specific Digestive Disorders A continuation of our interview with enzyme expert M. Mamadou, PhD, M. Mamadou, PhD, Natural Medicine Journal, https://www.naturalmedicinejournal.com/journal/2013-09/use-digestive-enzymes-specific-digestive-disorders
  • Digestive Enzyme Supplementation in Gastrointestinal Diseases, Gianluca Ianiro, Silvia Pecere, Valentina Giorgio, Antonio Gasbarrini, and Giovanni Cammarota, Curr Drug Metab. 2016 Feb; 17(2): 187–193. Published online 2016 Feb. doi: 10.2174/138920021702160114150137, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4923703/