Search Menu
Todo lo que debes saber sobre las proteínas de caseína hidrolizadas
Todo lo que debes saber sobre las proteínas de caseína hidrolizadas

Todo lo que debes saber sobre las proteínas de caseína hidrolizadas

Autor:
Fecha: 05 de septiembre de 2019

La línea de productos PEPTOBOL® de Yamamoto Nutrition forma parte de las materias primas en las que hemos sido pioneros en el mercado nacional e internacional y se basa en las prestigiosas proteínas de caseína hidrolizadas, las «PeptoPro®».

PeptoPro®: qué son y para qué sirven

Las PeptoPro® son un preparado proteico predigerido de primer nivel en nutrición clínica (de donde provienen), tanto en términos de digestibilidad como de rapidez de absorción, retención de nitrógeno e hipoalergenicidad, comparables a todos los suplementos proteicos de origen lácteo (entre otros).

Contienen los 20 aminoácidos necesarios para la síntesis de proteínas más eficiente, la cual respaldan mediante una elevadísima cantidad de di- y tripéptidos, pequeñas moléculas que no requieren digestión ni descomposición, sino que se absorben muy rápidamente a través de una «ruta de transporte preferencial» de la mucosa intestinal. Desde el intestino pasan directamente a los músculos casi al instante.

 

Las proteínas lácteas hidrolizadas (tanto de suero como de caseína) son un producto creado por la industria alimentaria para la nutrición clínica, con el fin de combatir la desnutrición debida a ciertos problemas de carácter patológico (especialmente para los recién nacidos, que a menudo presentan problemas de malabsorción o intolerancia a las proteínas de la leche).

El proceso particular de hidrólisis enzimática que descompone las cadenas de las proteínas de caseína las convierte en «predigeridas» y «prácticamente» etiquetables como «lactose & fat free», pues demuestran una solubilidad extraordinaria, incluso con muy poco líquido.

¿Por qué pueden convertirse las proteínas de caseína en un suplemento importante incluso para los deportistas?

Las teorías, los dogmas y las manipulaciones comerciales han dicho de todo al respecto... Aclaremos algunos conceptos. Idealmente, la ciencia nos dice que aprovechemos al máximo la fase de máxima eficiencia de absorción de aminoácidos durante e inmediatamente después del entrenamiento (el desencadenante de la síntesis proteica).

 

Sin embargo, durante el ejercicio físico, la capacidad digestiva y la eficiencia del cuerpo humano se reducen debido a la limitación del riego sanguíneo que reciben los órganos, al gran esfuerzo energético y neurálgico y a un estado inflamatorio no muy favorable.

Así pues, ¿cómo se puede favorecer la famosa «ventana anabólica» en los momentos posteriores al entrenamiento?

 

La característica peculiar de Peptobol es que puede absorberse sin necesidad de digerir alimentos y que pone un rápido influjo de aminoácidos en sangre a disposición de los músculos, lo cual garantiza una mayor «protección» durante el entrenamiento y reduce el daño muscular (si se toma antes o durante la sesión). Al mismo tiempo, promueve de forma significativa la síntesis de proteínas que vamos a estimular y demuestra ser un apoyo sustancial para la activación de los procesos de recuperación, curación y reconstrucción de las fibras musculares después del entrenamiento.

La efectividad de las PeptoPro® se ha demostrado en varios estudios en humanos, donde se ha evidenciado:

  • Un aumento del rendimiento físico y la resistencia (reducción de la duración de la fatiga);
  • Una estimulación de la síntesis de proteínas durante y después del ejercicio;
  • Una aceleración de la recuperación muscular y una reducción de los DOMS (delayed onset muscle soreness);
  • Un aumento de la secreción de insulina después del entrenamiento, que ha demostrado aumentar la absorción de glucosa y la síntesis de glucógeno en las células musculares.
 

 

PeptoPro

 

¿De qué están compuestas específicamente las caseínas hidrolizadas?

Gracias a unos procesos enzimáticos de hidrólisis muy concretos, desde el punto de vista técnico-científico, las caseínas hidrolizadas son la mejor forma de suplemento proteico que existe, ya que se caracterizan por una concentración muy alta (80 %) de di- y tripéptidos de peso molecular inferior a 300 Dalton, a diferencia de las proteínas «enteras», como las del suero aislado o concentrado, que en su lugar se caracterizan por cadenas largas que necesitan digerirse para descomponerse.

 

Esta característica, que las hace únicas en lo que respecta a velocidad de absorción y biodisponibilidad, garantiza que la mezcla sea extraordinariamente soluble, debido a la hidrólisis enzimática de la caseína de la leche, pero le confiere un sabor amargo y desagradable y la posibilidad de formar espuma cuando se mezcla el polvo con el líquido.

 

Este rasgo característico es directamente proporcional al grado de hidrólisis logrado por la división de las cadenas de polipéptidos y siempre ha sido un impedimento para su uso, incluso en el campo nutricional-pediátrico de donde proceden. Es importante recordar que añadir diversos «aromatizantes y edulcorantes« NO consigue eliminar por completo la percepción del sabor amargo.

 

Si se encuentran hidrolizados de proteínas de sabor «agradable», sin su típico sabor amargo, significa que no se trata de auténticos hidrolizados o que han sido adulterados con otros elementos. Lo mismo se aplica a quienes esperan o buscan un suplemento proteico donde el componente sabor-aroma es imprescindible en comparación con sus particularidades funcionales únicas. A estas personas les recomendaría que elijan otra opción.

 

Estamos hablando de un suplemento proteico excelente, que expresa de forma óptima lo que la ciencia es capaz de ofrecer. Además, PEPTOBOL® se mantuvo intencionadamente sin aromas para garantizar la máxima concentración de materia prima sin alteraciones. Este producto solo es adecuado para quienes entienden, aprecian y perciben su valor real.

Cómo actúa PEPTOBOL®

Ofrecemos excelencia para quienes buscan lo máximo en términos de recuperación muscular. Suministramos a los músculos el material plástico necesario para su protección y reconstrucción de forma extraordinariamente rápida, ya que los di- y tripéptidos siguen un proceso de absorción diferenciado (gracias al transportador específico PEPT-1), que los introduce con mayor rapidez en el mismo torrente circulatorio de los aminoácidos libres.

Todo ello sucede sin necesidad de ningún proceso digestivo previo que pueda provocar alteraciones en nuestro organismo, dedicado al entrenamiento, a diferencia de las proteínas «enteras» que requieren un esfuerzo digestivo.

 

Durante el entrenamiento, nuestro físico se somete a una gran exigencia energética y a una afluencia masiva de sangre a los músculos, donde el esfuerzo del sistema nervioso e inmunitario es enorme, así como la intervención de las hormonas del estrés, lo que genera un estado inflamatorio agudo. Esta situación no es en absoluto favorable para la introducción de alimentos o, en cualquier caso, de elementos nutritivos que repercuten a corto plazo en el tracto digestivo. Al mismo tiempo, es necesario situar el organismo en un estado de recuperación y que tenga todo lo necesario para sintetizar nuevas proteínas, restaurar el glucógeno, rehidratarse, etc.

 

Las proteínas PeptoPro® sometidas a este proceso enzimático de hidrólisis particular dan lugar a una concentración de aminoácidos (principalmente en forma de di- y tripéptidos, como los contenidos en PEPTOBOL®), superan el tracto gástrico con extrema rapidez y ofrecen una disposición completa, obteniéndose una poderosa síntesis de proteínas. Se trata de un «material» plástico óptimo, que la investigación en nutrición clínica también ha puesto a disposición con el propósito de permitir una mayor recuperación muscular en los atletas.

 

Después de todo, retomando los conceptos básicos, el crecimiento muscular se basa en maximizar el mantenimiento de un estado positivo de retención de nitrógeno. Todo gira a su alrededor y ahora sabemos, de forma cada vez más exhaustiva, que la optimización de los momentos antes, durante y después del entrenamiento para el atleta son factores cruciales para el crecimiento muscular.

Durante el entrenamiento se dañan los músculos, se crea estrés y se genera un entorno hormonal y metabólico que crea catabolismo muscular. Lo único que tenemos que hacer es liberar a nuestro cuerpo de esta situación lo antes posible. Para ello, podemos recurrir a proteínas de rápida digestión, elevada biodisponibilidad y gran capacidad de retención de nitrógeno.

Sugerencias de uso

  • Principiantes: 5-10 g hidrolizados durante y/o después del entrenamiento.
  • Hardcore/expertos (más de 90 kg): 15-30 g durante y/o después del entrenamiento



Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario