Search Menu
 
Cookie policy
Este sitio utiliza cookie, incluidos terceros, para funcionar correctamente y para enviar publicidad en línea con sus preferencias. Para más información o denegar la autorización, consulte nuestra Cookie Policy. Continuando la navegación, usted acepta el uso de cookies.
Los probióticos para colon e intestinos que realmente funcionan
Los probióticos para colon e intestinos que realmente funcionan

Los probióticos para colon e intestinos que realmente funcionan

Fecha: 09 de diciembre de 2019

La flora bacteriana intestinal

En condiciones fisiológicas normales, nuestros intestinos están densamente colonizados por miles de millones de microorganismos más o menos beneficiosos que conforman toda la flora bacteriana intestinal (también llamada microbiota). Entre estos, los organismos beneficiosos que pueblan la flora intestinal realizan algunas funciones esenciales para la salud:

  • contrarrestar la propagación de bacterias patógenas con las que entramos en contacto a través de alimentos o agentes externos,
  • favorecer la absorción de nutrientes,
  • apoyar el complejo del sistema inmune,
  • afectar el estado de ánimo y la salud psíquica.

Probióticos: qué son y para qué sirven

benefici dei probiotici

 

Por lo tanto, proteger el ambiente intestinal equilibrado para permitir el predominio de "bacterias buenas" es esencial para nuestra salud psicofísica. Los probióticos entran en juego en este campo (del griego "pro-bios", "a favor de la vida"), microorganismos vivos y activos que ayudan al bienestar de nuestra flora intestinal y que se pueden encontrar:

  • En algunos alimentos, como el yogur con fermentos lácticos añadidos o en alimentos fermentados (miso, chucrut, tempeh, kimchi, kéfir, kombucha).
  • En forma de suplementos, muy útil para aquellos que tienen una dieta ligeramente desordenada o aquellos que desean restaurar la flora bacteriana intestinal alterada, por ejemplo, por la terapia con antibióticos o infecciones gastrointestinales.

A pesar de la comercialización de muchos productos que contienen probióticos (no debe confundirse con los prebióticos, que son sustancias no digeribles que estimulan el crecimiento y la actividad de una o más especies de bacterias útiles para el desarrollo de la microflora probiótica), no es tan fácil Asegurar la ingesta efectiva de estas bacterias.

 

De hecho, los alimentos que contienen probióticos amenudo no logran mantener efectivamente la vitalidad de los organismos a lo largo del tiempo, ya sea porque los probióticos tienen una vida bastante corta (puede suceder que, si no se almacenan de manera óptima, ya estén inactivos / muertos) ; lo quieres porque son cepas que no pueden resistir el paso a través del pH ácido de los jugos gástricos del estómago o el pH básico del intestino.

 

Si logran llegar al intestino ilesos y cumplen con su deber, los probióticos se adhieren a las paredes intestinales y compiten con las bacterias patógenas presentes, equilibran la flora bacteriana intestinal y llevan a cabo una serie completa de actividades nutricionales y defensivas de las cuales son promotores muy fuertes.

Probióticos beneficiosos para colon e intestinos

Entre las muchas cepas de probióticos en el mercado, hay dos particularmente efectivas para restaurar la flora alterada del intestino de adultos y niños: Bacillus coagulans y Saccharomyces boulardii.

1. Bacillus coagulans

Es una bacteria beneficiosa y muy resistente también conocida como "Lactobacillus Sporogenes", ya que tiene la capacidad particular de producir esporas. Son bacilos "latentes" que permanecen en su escudo protector esperando las condiciones externas más favorables para poder crecer y reproducirse.

Estos probióticos se pueden almacenar a temperatura ambiente, donde permanecerán intactos en su estado potencial gracias a la cápsula natural que los protege del calor, del pH excesivamente ácido o básico y del ataque de los jugos gástricos.

Por lo tanto, los Bacillus Coagulans llegan vivos y bien al intestino, donde pueden germinar, reproducirse y colonizar el área después de aproximadamente una hora de su ingesta, enriqueciendo la flora bacteriana con nuevas energías y defensas.

Estos probióticos son particularmente valiosos porque:

  • Alivian los síntomas de diarrea (incluso neonatal), estreñimiento, fermentación intestinal, trastornos inflamatorios del intestino.
  • Apoyan la microbiota después de la terapia con medicamentos a base de antibióticos.
  • Ayudan en caso de colitis, diverticulitis, enteritis catarral aguda, vaginitis inespecífica.
  • Apoyan las defensas inmunes.

Las esporas de Bacillus Coagulans, además de llegar a áreas donde muchos de los otros probióticos no llegan, actúan a lo largo de todo el tracto gastrointestinal creando un ambiente propicio para el mantenimiento y el crecimiento de las otras cepas y, una vez que llegan a su destino, tienen una alta capacidad para adhesión a la membrana mucosa del intestino. Bacillus Coagulans también es resistente a la mayoría de los antibióticos, por lo que es posible tomarlos incluso durante las terapias con antibióticos para contrarrestar sus efectos secundarios en la flora bacteriana.

2. Saccharomyces boulardii

Saccharomyces boulardii es una levadura probiótica no patógena cuya eficacia ha sido atestiguada por una literatura muy extensa. Entre los beneficios que trae, el más importante es:

  • La acción para combatir la diarrea dada por el uso continuo de antibióticos.

La presencia de una densa literatura científica al respecto ha permitido que Saccharomyces boulardii sea recomendado por la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) para el tratamiento de todo tipo de diarrea aguda en niños (Guarino et al, 2014) .

También se recomienda para otras enfermedades agudas como:

  • Infecciones (por ejemplo, de Clostridium difficile o Helicobacter pylori).
  • Diarrea aguda de adultos y niños en casos de gastroenteritis / enterovirus.
  • Diarrea relacionada con la nutrición enteral.
  • En la prevención y lucha contra la diarrea del viajero.

La eficacia clínica de Saccharomyces boulardii también se evaluó en varios tipos de enfermedades crónicas, incluida la enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable, colitis ulcerosa, giardiasis, colitis amebiana, infección por Blastocystis hominis y Diarrea asociada al VIH (McFarland 2010; Kelesidis et al, 2012).

 

Este probiótico sobrevive muy bien a la temperatura corporal y resiste el ambiente gástrico y los ácidos biliares, permaneciendo vital en el tracto intestinal y llegando al colon intacto (McFarland 2010), en el que actúa como un soporte de la flora bacteriana. Es el único probiótico naturalmente resistente al ataque de antibióticos: no es inactivado por ellos y, por lo tanto, puede tomarse simultáneamente con la terapia con antibióticos (Graff et al, 2008).

 

¿Alguna vez has tomado probióticos? ¿Qué efectos experimentaste? Escríbelo en los comentarios.




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario



Compre de forma segura en IAFSTORE
10% descuento extra en el primer pedido