Search Menu
 
Cookie policy
Este sitio utiliza cookie, incluidos terceros, para funcionar correctamente y para enviar publicidad en línea con sus preferencias. Para más información o denegar la autorización, consulte nuestra Cookie Policy. Continuando la navegación, usted acepta el uso de cookies.
Almendras: ¿Por qué son tan buenas?
Almendras: ¿Por qué son tan buenas?

Almendras: ¿Por qué son tan buenas?

Fecha: 23 de diciembre de 2020
Tag: almendras

Almendro, cuyo nombre científico es Prunus dulcis; una planta de 10 m de altura perteneciente a la familia de las rosáceas con sus flores blancas que llegan en primavera y sus frutos aceitosos; almendras encerradas en una cáscara leñosa que actúa como ataúd de un concentrado de nutracéuticos, un equipo de principios nutritivos con múltiples efectos beneficiosos para la salud..

Se encuentran entre los frutos secos más populares y su cultivo está muy extendido.
Está hecho para llegar a sus semillas; las almendras utilizadas tanto por la repostería para la elaboración de postres como para las cáscaras de madera que, reducidas a cenizas, se explotan en la industria del jabón.
Después de la cosecha, la almendra se limpia de la cáscara que recubre la cáscara de madera, se deja secar al sol para asegurar su almacenamiento durante largos períodos y, por tanto, su puesta en el mercado.
Dependiendo de las características de la almendra se distinguen las variedades que solemos encontrar disponibles: amargas, muchas veces tóxicas con sus semillas que contienen ácido cianhídrico y utilizadas en dosis mínimas pero seguras para preparar amaretti, variedad dulcis cuyas semillas se utilizan en la alimentación, en la confitería y obtención de aceite de almendra y fragilis con semillas dulces.

El secreto de este alimento no está contenido en su sabor sino que tiene que ver con los efectos beneficiosos que lo distinguen. Una larga historia de amor..

El de la reina de Tracia Phyllis y de Acamante, hijo de Teseo, que se enamoró perdidamente de ella..
Al final de la Guerra de Troya, la reina esperó a su amado durante diez largos años y sin verlo regresar, se dejó morir de dolor.
Athena, conmovida por esta conmovedora historia de amor, decidió transformar a Phyllis en un almendro.
Pero Hamacante regresó y cuando se enteró de la muerte de su amada, se metió debajo del árbol en el que se había transformado su cuerpo y lo abrazó.
El almendro, sintiendo el calor del amor, hizo brotar muchas flores de sus ramas: ¡desde ese día, ese abrazo de amor se repite cada primavera!

Es un árbol originario de Asia occidental y los países cálidos del Mediterráneo. Es muy longevo ya que puede superar incluso los cien años con unas dimensiones que varían según la variedad, el clima y las condiciones del suelo.

Una comida completa

Rica en fibra, proteínas y vitaminas, en particular vitamina E que protege nuestro organismo de los radicales libres y los del grupo B con una fuerte presencia de vitamina B2 esencial para la integridad de la piel y mucosas, Omega-3 y muchos minerales que llevan actividades biológicas importantes.
Sus semillas contienen aceite fijo; un aceite vegetal natural no volátil y tiene efectos antiinflamatorios e inmunoestimulantes.
Contrarrestan los síntomas del síndrome del intestino irritable y también son útiles para el tratamiento del estreñimiento.
En el caso de enfermedades que afectan al intestino, las almendras ayudan a corregir las deficiencias causadas por la absorción deficiente de los diversos nutrientes.
La presencia de algunas sales minerales garantiza la salud de nuestro organismo.
El magnesio, en particular, tiene propiedades beneficiosas para el sistema nervioso, ayudando en caso de estrés y fatiga.
El calcio interviene en el proceso de formación y mantenimiento de una estructura ósea sana, previniendo la osteoporosis y el hierro se convierte en un elemento precioso para quienes padecen anemia o en estado de carencia.

Tan ricos en proteínas y minerales que se consideran un alimento muy beneficioso durante el embarazo: alimentos galactógenos capaces de estimular la producción de leche después del parto.

Aliados del corazon

Gracias a la presencia de grasas insaturadas, las almendras demuestran ser una valiosa ayuda en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares.
Protege las arterias mejorando la circulación y reduciendo los niveles de proteína C reactiva en la sangre, disminuyendo así el riesgo de infarto.
Además, la presencia de vitamina E garantiza importantes beneficios al organismo ya que combate el aumento de la presión arterial y disminuye los niveles de colesterol malo (LDL) al liberar las paredes arteriales y mejorar el flujo sanguíneo.

Sabía usted que..

Si se comen como refrigerio, ¿ayudan a mantener el apetito bajo control, lo que resulta en una menor ingesta de calorías en el almuerzo y la cena?

Estudios recientes también han demostrado que la alta presencia de vitamina B2 y zinc contribuye al mantenimiento de una piel joven y sana mientras que el cobre es una ayuda válida para el cabello.

Antioxidantes y reconstituyentes

La presencia de vitamina E y quercetina hacen de la almendra un poderoso antioxidante y un gran aliado para el sistema inmunológico. Además, al ser rico en proteínas, también tonifica y repara los tejidos para ser uno de los alimentos más utilizados por los deportistas.

Sabía usted que..

¿Se recomiendan también las almendras para aumentar el rendimiento cerebral y mitigar los cambios de humor?

Los ácidos grasos y el fósforo hacen que las almendras sean útiles para contrarrestar la pérdida de memoria y mitigar los cambios repentinos de humor.

Almendras en la cocina..

Cada 100g de almendras corresponden a 570Kcal: muy calóricas sí pero si se usan con sabiduría son un auténtico elixir de bienestar.

Para beneficiarse de todos los ingredientes activos, se sugiere comer entre 15 y 20 al día y preferir los que tienen piel.

Es en la piel que contiene la fruta donde se concentran las principales sustancias con propiedades antioxidantes: fenoles, flavonoides y ácidos fenólicos.

De las almendras se obtiene una bebida fragante y saludable; es la leche de almendras que se elabora diluyendo las almendras molidas con agua.

Prueba ahora mi receta y prepara leche de almendras casera: una alternativa saludable y una bebida libre de lactosa, gluten y colesterol

Ingredientes:

200g de almendras peladas

lt de agua

Bebida dulce y cremosa rica en vitamina E, antioxidantes, hierro, calcio y fósforo.
Digestible y depurativo; prepararlo en casa es muy sencillo!

Método:

Deje las almendras en remojo toda la noche en la mitad del agua proporcionada para la receta.

Transcurrido el tiempo, por lo tanto, escurrir las almendras conservando el agua.

Ponga las almendras en la batidora y comience a licuar a intervalos de tiempo de unos segundos para evitar que las cuchillas se sobrecalienten agregando lentamente el agua de remojo y los 500ml restantes provistos.

Pica bien las almendras.

Con ayuda de un colador de malla estrecha (o gasa) filtramos el agua para separarla perfectamente de la pulpa.

Vierta la leche en una botella.

Conservar en nevera y consumir en un plazo de 3-4 días.

Consejos:

Cuando se decida preparar esta bebida hay que optar por las almendras dulces y evitar las saladas o endulzadas para no alterar el sabor de la leche y comprometer el resultado final.
No olvides remojar las almendras: este es el paso que te permite obtener almendras suaves por dentro y por fuera y un resultado cremoso obtenido con la liberación de más líquido.
Es posible personalizar el sabor de la bebida: dejar la leche de almendras "suave" sin añadir una cucharadita de arroz o sirope de arce y el resultado de una bebida sin otros sabores.
Para los amantes de la canela es posible obtener una leche de almendras aromatizada: basta con remojar las almendras con una cucharadita de canela (incluso 1/2 cacao amargo).
¡Está absolutamente prohibido utilizar almendras viejas para evitar un final desagradable! Antes de consumir nuestra leche de almendras, recuerde siempre agitar el biberón porque sepa que las grasas dispersas en un líquido acuoso se separan.
Excelente ingrediente para ser consumido absoluto pero también para hacer pasteles y galletas de desayuno.

La harina de almendras es otro de los productos que podemos obtener de esta fruta. Versátil, suaviza los postres y es excelente para hacer galletas y postres horneados.
Harina muy utilizada en la cocina vegana por su contenido proteico alternativo a los productos de origen animal y en la cocina de alimentos crudos ya que no necesariamente requiere cocción.
Excelente alimento también para intolerantes al gluten ya que es absolutamente libre de gluten.

Pruébalo ahora en la receta de rosquillas suaves de almendras y chocolate: muy suaves y fragantes sin mantequilla ni azúcar y están listas en 5 minutos!!!

Ingredientes:

60g de avena con sabor a galletas

60g de harina de almendras

5g de levadura 2 huevos (medianos)

120g de yogur griego 0%

Para el aderezo:

50g de nata sin azúcar de avellana y cacao ecológico

Granos de almendra al gusto

Método:

En un recipiente, trabajar los huevos con el yogur durante unos minutos hasta obtener una mezcla cremosa.

Así que combinemos los ingredientes secos y volteemos bien con la batidora colocada a velocidad media-alta.

Vierta la crema obtenida en los moldes de silicona para donas.

Cocine a 350F (precalentado) durante 20 minutos.

Déjalo enfriar completamente en los moldes.

Cubre la superficie con la crema de cacao y las almendras picadas.

Referencias

Gayla J. Kirschmann y John D. Kirschmann, Nutrition Almanac Pequeño diccionario de mitología y antigüedades clásicas, ed. Mondadori




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario



Compre de forma segura en IAFSTORE
10% descuento extra en el primer pedido