Search Menu
 
Cookie policy
Este sitio utiliza cookie, incluidos terceros, para funcionar correctamente y para enviar publicidad en línea con sus preferencias. Para más información o denegar la autorización, consulte nuestra Cookie Policy. Continuando la navegación, usted acepta el uso de cookies.
Proteger la piel de los rigores del invierno: cosmética y nutrición
Proteger la piel de los rigores del invierno: cosmética y nutrición

Proteger la piel de los rigores del invierno: cosmética y nutrición

Autor:
Fecha: 06 de diciembre de 2021

Durante los meses de invierno, la piel tiende a secarse y agrietarse más.

El aire frío, el calor seco de los ambientes interiores, los bajos niveles de humedad y el fuerte viento invernal pueden, de hecho, deshidratar la epidermis. Esto puede dejar la piel mucho menos radiante de lo normal, no solo el rostro sino también las manos, los pies y otras áreas expuestas a los elementos.

En este artículo, veremos cómo tratar la piel durante los meses de invierno para evitar que se seque.

Síntomas de piel seca.

Algunos de los signos y síntomas más comunes de la piel seca incluyen:

  • descamación o descamación;
  • enrojecimiento;
  • textura áspera;
  • picar;
  • Piel irritada;
  • grietas y fisuras.

El término médico para la piel seca es xerosis. Los síntomas pueden variar en gravedad y tener una manifestación diferente según el área afectada del cuerpo.

En concreto, podemos examinar algunas de las consecuencias más frecuentes del frío invernal en determinadas zonas del cuerpo y, sobre todo, intentamos comprender mejor cómo prevenir estas manifestaciones preservando la salud y belleza de la piel.

Hidratarlo después de lavarlo

Cada vez que te lavas la cara, las manos o el cuerpo, atacas la barrera natural de la piel, en particular, sus aceites. Dado que estos aceites ayudan a retener la humedad, es vital reemplazarlos y regenerarlos según sea necesario. Por eso es importante usar una crema hidratante cada vez que te laves la piel, especialmente en invierno.

Puede ser útil tener un buen humectante cerca del baño o la ducha para tenerlo a mano inmediatamente después de lavarse.

Use un protector solar

Dados los días de invierno más cortos y menos luz solar, puede ser tentador eliminar el protector solar de su rutina matutina, pero no es la opción correcta. Incluso en invierno, los dañinos rayos ultravioleta pueden ejercer presión sobre la barrera protectora de la piel, que es vital para almacenar la salud y la hidratación de la piel. Cuantas más horas de exposición al sol, incluso simplemente para la vida al aire libre, más atención se debe prestar al factor de "protección contra los rayos ultravioleta". En particular, si el rostro permanece expuesto a los factores del tiempo, y por tanto también a los rayos UV, es fundamental seguir usando una crema con protección solar adecuada. No solo eso: en estos casos definitivamente se recomienda integrar también vitamina D3.

Usa un humidificador

Los humidificadores ayudan a restaurar la humedad adecuada en el aire, lo que puede ser particularmente útil cuando se aumenta la calefacción interior en los meses de invierno. Tener la humedad adecuada en el aire puede ayudarlo a actuar como un agente humectante natural que, a su vez, puede prevenir y aliviar la sequedad de la piel.

Según Harvard Health Publishing, una configuración de humidificador al 60% en invierno puede reponer la humedad en la capa superior de la piel.

No se exceda con los exfoliantes

La exfoliación, que ayuda a eliminar las células muertas de la superficie de la piel, puede ayudar a almacenar la piel suave y aterciopelada. Sin embargo, es posible sobreexfoliar la piel si usa un exfoliante con demasiada frecuencia o si usa los productos incorrectos. Si la piel parece seca o agrietada, se pueden considerar exfoliantes químicos suaves en lugar de un exfoliante físico. Es más probable que los exfoliantes más duros con partículas grandes rompan la barrera hidratante de la piel y causen daños.

Si la piel está agrietada, áspera o irritada, puede ser mejor evitar la exfoliación hasta que la piel haya sanado.

Qué comer

Para protegernos de la piel seca en los meses de invierno, puede ser útil tomar algunas precauciones incluso en la mesa.

En primer lugar, beber mucho, al menos 3-4 litros de agua al día diluidos durante el día y, preferiblemente, entre comidas.

Entonces podemos aprovechar algunas valiosas vitaminas como la vitamina C, que podemos integrar si es imposible tomar la cantidad correcta a través de los alimentos ingeridos, en concreto, naranjas o kiwis. De hecho, esta vitamina tiene un efecto antioxidante muy poderoso que podemos aprovechar para proteger la piel al descomponer los radicales libres [8].

La vitamina A y los betacarotenos también son una protección muy fuerte para la piel. Los podemos encontrar tanto en calabaza como en naranjas y zanahorias. También podemos integrarlos por separado, ya que es realmente difícil tomar la cantidad mínima requerida solo a través de la dieta. Existe evidencia científica de que el retinol tiene un efecto en la ralentización de los procesos de envejecimiento de la piel o en el tratamiento de la piel seca o afectada por la edad [9]. Se necesita más confirmación en la literatura, pero las premisas son absolutamente prometedoras.

Otros suplementos que pueden ayudar son la vitamina D y la E. Especialmente la primera debe integrarse por separado ya que no está muy presente en la dieta y la exposición solar se reduce en los meses de invierno [10].

Referencias

[1] https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2405580819300688

[2] https://www.aad.org/public/everyday-care/skin-care-basics/dry/dermatologists-tips-relieve-dry-skin

[3] https://www.aad.org/public/diseases/az/dry-skin-overview

[4] https://www.bcm.edu/news/hot-showers-can-damage-skin-winter

[5] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2908954/

[6] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4885180/

[7] https://www.aad.org/public/everyday-care/sun-protection/sunscreen-patients/sunscreen-faqs

[8] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12569111/

[9] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2699641/

[10] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11684391/




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario



Compre de forma segura en IAFSTORE
10% descuento extra en el primer pedido