IAFSTORE blog Percepciones

Menopausia: síntomas, riesgos y prevención

Menopausia: síntomas, riesgos y prevención

de in IAFSTORE blog - Percepciones

última actualización: 15/02/2019

  español change italiano english français deutsch español


La menopausia es un período complejo en la vida de la mujer.
Un período fisiológico, que aunque es difícil, debe afrontarse no solo desde el punto de vista físico, sino también psíquico y social.
En este artículo, Francesca Marino, explicará los síntomas, los riesgos y cómo prevenir esta «nueva fase» de la vida de una mujer.

La menopausia es un período complejo en la vida de la mujer.
Un período fisiológico, que aunque es difícil, debe afrontarse no solo desde el punto de vista físico, sino también psíquico y social.

El final de la edad fértil determina el inicio de diferentes cambios, y el primero en percibir las variaciones hormonales que caracterizan esta fase es el hipotálamo, la unidad de control que regula toda nuestra vida neurovegetativa.


Antes de identificar los síntomas propios de esta fase, es necesario definir la menopausia desde el punto de vista fisiológico.
Su aparición generalmente ocurre alrededor de los 50 años, y está precedido por un período que dura unos pocos años antes de la desaparición total del ciclo menstrual, llamado «premenopausia», y está seguido a su vez por un período posterior llamado «postmenopausia».
El período que comprende ambas fases recibe el nombre de «climaterio», y representa el conjunto de fenómenos y síntomas que preceden, acompañan y siguen el paso de la etapa fértil a la infértil.

Los síntomas que se manifiestan están determinados por la reducción del nivel de estrógenos que circulan por el torrente sanguíneo debido a la disminución de la actividad ovárica, y los más comunes son los sofocos, las palpitaciones, el insomnio, los dolores y/o los problemas articulares y musculares, etc.
La carencia de estrógenos determina especialmente un aumento en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y osteoarticulares, incluida la osteoporosis.

 

La osteoporosis
Esta es, por desgracia, una patología característica de esta período, con la que un número cada vez mayor de mujeres debe hacer frente.
La osteoporosis es una enfermedad ósea, caracterizada por la pérdida de masa y resistencia a la carga del sistema esquelético, que queda expuesto a un mayor riesgo de fracturas.

 

Prevenciones y resolución en el inicio
Básicamente hay tres factores que son los verdaderos aliados para prevenir y combatir los síntomas y las patologías mencionadas, y son:

  • Alimentación adecuada;
  • Actividad física;
  • Suplementación.

Tres factores que actúan de forma sinérgica para contrarrestar los trastornos menopáusicos con el fin de reducir las complicaciones.
Los alimentos a consumir durante la menopausia deben garantizar un suministro adecuado de nutrientes funcionales destinados a reducir, en la medida de lo posible, la deficiencia de estrógenos.
La actividad física invita a obtener beneficios físicos y psicológicos, fortaleciendo principalmente el aparato muscular y esquelético.
El tercer y último factor es el de la suplementación.
Según los expertos existe una forma de combatir la pérdida de calcio y fragilidad ósea en la menopausia, y esta es la suplementación.


Menopausia: suplementación recomendada
Hay varios nutrientes que deben tenerse bajo control en este período tan delicado y, en consecuencia, existen suplementos específicos que pueden contrarrestar los efectos de la edad y el déficit hormonal.

Entre los suplementos más importantes se encuentran:Calcio, magnesio, melatonina, ácidos grasos esenciales, vitamina D y vitamina K.El calcio es un mineral fundamental para nuestro organismo, con el objetivo principal de mantener el recambio adecuado en el tejido óseo y, por supuesto, su suplementación puede ser útil.
Sin embargo, al consumir suplementos de calcio, una mujer será susceptible a su acumulación a nivel arterial, lo que genera mayores probabilidades de formación de placas de calcio.

Entonces surge una pregunta de forma casi espontánea, ¿cómo es posible dirigir el calcio hacia los huesos sin correr este riesgo?
La respuesta es una vitamina llamada K2.

 

Vitamina K2. Si no está presente, el calcio va hacia la dirección equivocada
La vitamina K2 es la clave para combatir los efectos del envejecimiento.
Es una vitamina liposoluble descubierta recientemente que pertenece a la familia de la vitamina K, cuyo nombre científico es menaquinona.
La cantidad mínima recomendad es de 25 a 50 mcg al día, aunque solamente con la ingesta de alimentos es difícil satisfacer esta necesidad.

Su función principal consiste en reequilibrar los niveles de calcio consumidos a través de la alimentación, evitando que se deposite en la sangre y en las arterias y desviándolo hacia los tejidos óseos.


Suplementación con vitamina K2: esencial para el bienestar de la mujer
La suplementación de vitamina K2 aporta principalmente dos beneficios importantes:

  • Reducción del riesgo de formación de placas de calcio en las arterias;
  • Mejora de la calcificación ósea.

De esto se extrae que su deficiencia genera un metabolismo inadecuado de calcio y que, por el contrario, su suplementación, garantiza una protección frente a patologías cardiovasculares y osteoarticulares.

Ahora vamos a resumir y enumerar en detalle los beneficios aportados por la suplementación de esta preciada vitamina, ya que son múltiples.


Actúa principalmente apoyando la salud del corazón ya que, como hemos dicho, reduce la acumulación de calcio en las arterias.
Es una ayuda valiosa para los huesos, debido a su apoyo en la producción de osteocalcina, que fortalece todo el sistema osteoarticular.
Previene enfermedades dentales, mejorando la sensiblidad de los dientes y evitando la formación de caries.
Pero también constituye una garantía a nivel estético, ya que contribuye al mantenimiento del tono de la piel, y disminuye la aparición de arrugas; además, su consumo regular, limita los problemas circulatorios, como la aparición de varices.

Sin embargo, para actuar correctamente, también necesita el apoyo de otra vitamina, en este caso hablamos de la vitamina D.Vitamina DLa vitamina D es una vitamina liposoluble, llamada «calciferol», presente en el organismo humano en dos formas: como ergocalciferol (vitamina D2) y colecalciferol (vitamina D3). La vitamina D2 está presente en los alimentos de origen vegetal y se obtiene a través de la alimentación; en cambio, la vitamina D3 se sintetiza a través de la piel gracias a la absorción de los rayos solares, y está presente en los productos de origen animal.

Se considera un regulador y precursor del metabolismo del calcio y, por este motivo, es útil en la acción de calcificación de los huesos, además de ayudar a mantener los niveles normales de calcio y fósforo en la sangre.
Sin embargo, se trata de una vitamina poco presente en los alimentos, e incluso en este caso, su suplementación es esencial en un buen asesoramiento médico orientado hacia la salud osteoarticular y muscular de la mujer en etapa menopáusica.

Suplementación de vitamina D3, los beneficiosLa suplementación de vitamina D3 aporta una serie de beneficios al organismo, que incluyen:

  • Aumento de la fijación del calcio y el fósforo;
  • Prevención de tumores;
  • Contraste de los fenómenos depresivos;
  • Control de la secreción de insulina de todos los factores de riesgo cardiovascular potencial;
  • Apoyo del sistema inmunitario;

El trabajo sinérgico entre las vitaminas K2 y D3
La mejor manera de aprovechar los beneficios antes mencionados es sin duda la combinación de estas dos vitaminas, ya que son dos compuestos que actúan de forma sinérgica en el proceso de calcificación ósea.

La sinergia entre las vitaminas K2 y D3 representa la combinación ganadora, tanto a nivel óseo como cardiovascular, ya que juntas contrastan significativamente la pérdida de densidad ósea, convirtiéndose en elementos significativos tanto en el caso de osteopatías iniciales como en procesos de osteoporosis ya establecidos.

En medio del extenso mundo de los suplementos alimenticios, nuestro suplemento a base de vitaminas K2 y D3 demuestra ser uno de los principales aliados para prevenir, tratar y resolver los principales trastornos y enfermedades causados por la menopausia.
Numerosas investigaciones científicas respaldan esta combinación excelente, ya que se trata de un suplemento cada vez más reconocido y utilizado por el sector médico en la prevención de enfermedades cardiovasculares y osteoarticulares.

Artículos sugeridos:

Deporte y ciclo menstrual | La guía completa

Los síntomas del síndrome premenstrual y la regla pueden ser un problema para las deportistas, ¡pero sin duda no nos detienen! En esta publicación… leer más

Cálculo del IMC, morfología y grasa corporal

Está es una calculadora en línea del IMC (Índice de Masa Corporal) con la estimación añadida del porcentaje de grasa corporal y el valor de la… leer más

Suplementos para ancianos | ¿Cuándo pueden ser útiles?

Los suplementos y tónicos para los ancianos pueden ayudar activamente en el tratamiento de ciertas patologías y reintegrar elementos fundamentales… leer más