IAFSTORE blog Percepciones

La importancia de la hidratación para un mayor rendimiento

La importancia de la hidratación para un mayor rendimiento

de in IAFSTORE blog - Percepciones

última actualización: 21/03/2016

  español change italiano english français español


Durante el ejercicio prologando es fácil deshidratarse. La deshidratación puede acarrear efectos adversos tales como la reducción de la capacidad para realizar el trabajo aeróbico que puede disminuir hasta el 60% del valor observado en condiciones ideales.

Producción y disipación de calor

Un hombre adulto en reposo consume alrededor de 3,0 ml O2 por kg de peso corporal y por minuto, lo que corresponde a un consumo de energía de 1 W/kg dispersado por completo en forma de calor.

Durante el ejercicio, las cosas se complican. Por ejemplo, un corredor de maratón cuyo consumo de O2 es de 60 ml por kg de peso corporal y por minuto, corresponde a un consumo de energía de 20W/Kg. Si el calor producido no se eliminase, la temperatura media del organismo se incrementaría en 20,9 °C ¡por hora!

Como es bien sabido, la temperatura corporal se mantiene en cambio estable , no sólo en reposo (37 °C), sino también durante el ejercicio físico. Esto demuestra que la totalidad del calor producido se elimina externamente.

La tendencia a aumentar la temperatura corporal debido a un aumento del consumo de O2 , como ocurre durante el ejercicio físico, deberá contrarrestarse con un aumento de la termodispersión. A su vez, esto puede conseguirse mediante el aumento de la temperatura cutánea, lo que favorece la dispersión del calor. Además, el aumento de la temperatura corporal da lugar a la transpiración, cuya finalidad es depositar una película de líquido que al evaporarse en la superficie corporal la enfría.

Entrenamiento

El entrenamiento mejora la tolerancia al trabajo muscular intenso, especialmente a través de sus efectos sobre la sudoración. Efectos del entrenamiento:

1- provoca a una sudoración más homogénea en toda la superficie corporal, en lugar de en zonas limitadas de la piel (por ejemplo, la parte frontal) como ocurre en sujetos no entrenados;

2- aumenta la sudoración, al igual que la temperatura corporal;

3- reduce la concentración de sales, especialmente de iones sodio y cloro en el sudor.

La pérdida de calor se debe exclusivamente a la evaporación del sudor y no a la sudoración como tal. Además, la reducción de la pérdida excesiva de sales permite un mejor equilibrio fisiológico durante el ejercicio.

Equilibrio hídrico, deshidratación, golpe de calor

Durante el ejercicio prolongado en épocas cálidas (verano), la pérdida de líquido debida a la sudoración puede ser de hasta 2 litros por hora. Es por tanto evidente que, en ausencia de un suministro hídrico adecuado durante el trabajo muscular prolongado resulta fácil sufrir la deshidratación. La deshidratación tiene dos órdenes de efectos negativos: por una parte, reduce la capacidad de realizar un trabajo intenso; por el otro, favorece la aparición de un golpe de calor. La reducción de la capacidad de hacer el trabajo se debe a que la deshidratación conduce a la reducción de la masa sanguínea y al aumento de la viscosidad de la sangre, factores que agravan la carga que el corazón debe soportar para mantener el gasto cardíaco. Disminuye así la capacidad máxima de trabajo aeróbico, que también se puede reducir a un 60% del valor observado bajo condiciones térmicas ideales. Para evitar que la deshidratación se agrave, el cuerpo pone en marcha diversos mecanismos para reducir la pérdida de agua, incluyendo una reducción sustancial de la producción de sudor. Esto puede llevar a la hipertermia y, a continuación, a un golpe de calor. Los signos de la hipertermia comienzan a manifestarse cuando la pérdida de líquidos es de alrededor del 3% de la masa corporal, límite que no debe sobrepasarse. El nivel de deshidratación que se observa en la hipertermia, con un claro riesgo de golpe de calor, corresponde a una pérdida de líquido igual o superior al 5% del peso corporal. Además, no hay que subestimar el hecho de que los individuos con una gran masa corporal corren un mayor riesgo de sufrir deshidratación e insolación que los individuos de menor tamaño.

Artículos sugeridos:

Radicales libres y antioxidantes en el deporte

Numerosos estudios demuestran la estrecha correlación entre la intensidad y duración de la actividad física y la formación de radicales libres… leer más

Cómo curar un resfriado: síntomas, causas y remedios

El resfriado es una de las enfermedades más comunes y causa infección del tracto superior de las vías respiratorias. La mejor cura para combatir… leer más

¿Qué somatotipo eres? Mesomorfo, Endomorfo, Ectomorfo

¿Mesomorfo, endomorfo o ectomorfo? ¿Sabías que probablemente no perteneces a un solo somatotipo? Descubre quién eres y lee los consejos de entrenamiento… leer más